Se ha copiado la url

Fiestas infantiles: ¿Cuánto daño puede provocar en los niños el consumo de dulces?

Una tajada de torta y un vaso de chicha equivalen a todo el azúcar que debe consumir un menor al día.

Miércoles 23 de Octubre, 2019
Loading...
Fiestas infantiles: ¿Cuánto daño puede provocar en los niños el consumo de dulces?
(Foto: iStock)
1 de 3

Las celebraciones, en especial las infantiles, pueden llegar a ser dañinas para la salud, esto debido al excesivo consumo de sal, azúcar y grasas saturadas que se pueden llegar a consumir en ellas. Una de las consecuencias inmediatas que podemos apreciar en los más pequeños es que luego de una fiesta suelen quedarse despiertos hasta altas horas de la noche.

Según la licenciada en nutrición Karen Calero Viera, de la Gerencia Central de Prestaciones de EsSalud, casi todos los productos comestibles que se sirven en la mesa de los cumpleaños son procesados o ultraprocesados.

“Solo con consumir una tajada de torta y un vaso de gaseosa ya estamos sobrepasando la cantidad de azúcar que un niño debe consumir en todo el día”, señaló la especialista a la Agencia Andina.

Además, Calero comentó que muchos padres no se dan cuenta de que están formando niños que a futuro pueden tener graves consecuencias en su salud por los malos hábitos alimenticios que practican.

“El azúcar no solo genera sobrepeso y obesidad en los niños, sino que los vuelve hiperquinéticos o hiperactivos. Ellos no duermen porque quieren seguir jugando, y eso es lo que hace el azúcar: los mantiene despiertos”, aseguró.

La experta explicó que el principal conservante de estos productos es la sal y, para que tenga el sabor azucarado, se le coloca azúcar en altas cantidades. Y esto, obviamente, no es saludable para los niños.

De esta manera, la nutricionista precisó que para formar un mejor hábito se deben realizar cambios desde los adultos, ya que son ellos quienes, llevados por sus costumbres familiares, llenan la mesa del cumpleaños con dulces y golosinas altas en grasas saturadas, sodio y azúcar.

“En nuestro país hay casos de niños de 7 o 10 años con diabetes tipo 2. Antes era improbable que un niño tenga esos problemas. Pero ahora ya es parte de la rutina médica porque vemos con mucha frecuencia sobrepeso y obesidad en niños. Y todo se basa en el mal ejemplo de los padres. Los niños comen lo que sus padres le enseñan”, sostuvo.

Por esta situación, EsSalud está promoviendo el consumo de alimentos saludables con colores y formas llamativas al ojo del niño. “El yogurt con frutas confitada, huevitos de codorniz, croquetas de sangrecita pueden ser una opción para estas actividades”.

Si bien todos tenemos hábitos inculcados desde pequeños, que resultan difíciles de cambiar en edad adulta, se deben generar cambios, en especial si se conviven con niños para no poner en juego su salud.

Añade tu comentario