Se ha copiado la url

Machu Picchu es la primera urbe 100% sostenible del Perú y Latinoamérica

Viernes 17 de Mayo, 2019
Loading...
Machu Picchu es la primera urbe 100% sostenible del Perú y Latinoamérica
(Foto: iStock)
1 de 3

Este distrito ha logrado optimizar el manejo casi total de sus residuos orgánicos e inorgánicos.

El Distrito de Machu Picchu Pueblo, ubicado al pie de la montaña donde se levanta la ciudadela inca de Machu Picchu, es la primera ciudad 100% sostenible del Perú y Latinoamérica, precisa la Agencia Andina, esto debido al manejo casi total de sus residuos orgánicos e inorgánicos.

Según señaló el medio de comunicación, el 5 de abril de este año se inauguró la Planta de Valorización de Residuos Orgánicos en dicha localidad cusqueña, con lo cual se consolidó un proceso que demoró dos años para garantizar un adecuado manejo de los residuos generados por la población local y por el 1 millón 500 mil turistas que visitan cada año esta maravillas del mundo.

La mencionada planta tiene la capacidad de procesar cuatro toneladas de residuos orgánicos y generar biocarbón o carbón vegetal, un fertilizante natural que ayuda a intensificar la productividad agrícola del suelo en la zona, lo cual servirá para ejecutar el proyecto de sembrar un millón de árboles en la zona.

“La planta está constituida por tres máquinas encargadas de compactar, deshidratar y pirulizar (someter a altas temperaturas) los residuos orgánicos que se generan en el distrito y que representan más del 60% de los residuos totales generados en esa localidad cusqueña”, informó Miguel Atausupa, gerente de Gestión Ambiental del municipio de Machu Picchu Pueblo, a Andina

La puesta en funcionamiento de la planta de valorización de residuos orgánicos ha sido posible gracias al trabajo articulado del gobierno local, la empresa privada y la sociedad civil que, en el caso de la población del distrito de Machu Picchu Pueblo, ya segrega el 90% de sus residuos sólidos, destacó la viceministra Albia Ruiz.

Con esta correcta gestión de los residuos se coloca a Machi Pichu a la vanguardia de la sostenibilidad en el Perú y América Latina, enfatizó la funcionaria, y agregó que esta experiencia servirá como punto de partida para futuras plantas similares en otras partes del país, sobre todo en las áreas naturales protegidas por el Estado.

Esta planta, cuyo equipamiento es de tecnología peruana, permite reducir el impacto del efecto invernadero, gracias a que los residuos tratados ya no generan gas metano, el cual afecta la atmósfera. De esta manera, el proceso de pirulización captura el dióxido de carbono o CO2 y eso reduce el daño a la atmósfera.

Por su parte, Jorge López-Dóriga, director ejecutivo de Comunicaciones y Sostenibilidad del Grupo AJE, sostuvo que con la Planta de Valorización de Residuos se cierra el círculo sostenible iniciado en el año 2017 con la Planta de Transformación de Aceite en Biodiesel y Glicerina, así como la Planta Compactadora de Residuos Plásticos.

Sobre el Biodisel, el ejecutivo explicó que la maquinaria que opera, desde el 2017, transforma el aceite quemado de los restaurantes que operan en el distrito de Machu Picchu Pueblo, evitando que sea arrojado y contamine las aguas del Vilcanota, el río sagrado de los incas. López-Doriga detalló que la máquina recicla actualmente alrededor de 600 galones de aceite de cocina, lo que produce en la mencionada planta unos 40 galones de biodiesel diario.

El proceso de reciclaje consiste en que el aceite usado se purifica con cernidores y se deja reposar 72 horas para separar el aceite del agua. Una vez logrado se trasvasa a otros cilindros durante varios días para obtener el aceite. Cuando ya está listo se mide el índice de acidez para saber qué cantidad de soda cáustica y metanol se usará para hacer la mezcla y lograr el biodiesel.

Otro aspecto importante del biodiesel es que disminuye las emisiones de carbono en 44%, comparativamente con el combustible tradicional y se destina a la limpieza pública y combustible.

En esta planta también se logra extraer glicerina, utilizado como artículo de limpieza en los diversos locales de la comuna, así como en los colegios Inca Pachacútec y La Salle del Cusco.

López-Doriga indicó sobre la planta compactadora de residuos que esta procesa mensualmente 30 toneladas de residuos plásticos y sólidos, la cual genera un impacto positivo puesto que ya no existe acumulación de plásticos sin procesar.

Afirmó que los alentadores resultados de esta iniciativa son un ejemplo de lo que se puede lograr cuando las empresas privadas y las autoridades estatales colaboran en búsqueda de un mismo objetivo.

De esta manera, el distrito de Machu Picchu Pueblo se convierte en la primera ciudad 100% sostenible del Perú y Latinoamérica. En 2018, visitaron la ciudadela inca de Machu Picchu 1 millón 492 mil 328 personas, entre peruanos y extranjeros, y la tasa de crecimiento del turismo en este Santuario Histórico se estima en torno al 10%.

Añade tu comentario